Amistad

José Santos Guevara-Rodríguez

Amistad chicas 143219

Buscando tratamientos para la infertilidad que respetan al plan de Dios Por Roberto y Claudia Vargas Nunca sabes lo que tienes, hasta que recuerdas como era tu vida antes de tenerlo. Cualquiera que tiene hijos sabe que la vida cambia radicalmente al darle la bienvenida a un pequeño retoño de amor. Nuestros primeros años sin poder concebir Nos casamos en septiembre del A los pocos meses de casados, decidimos mudarnos a otro estado y comenzamos a intentar tener un bebé a finales de ese mismo año.

Esta es siempre la conversación que estamos teniendo como país, incluso cuando parece que estamos hablando de otra cosa. Al principio de mis 30 abriles de liderazgo en capacitaciones sobre justicia racial, me convertí en un firme creyente de que la forma en que tenemos esta conversación es importante. Lo hacemos mejor cuando nos basamos en historias. Esta es la biografía de cómo llegué a comprender la raza y el racismo en Estados Unidos.

JG: Conseguimos el contrato. JG: No, en El Paso. JG: Era la contratación. JG: Ahí era el fumigado. JG: No, no, no, mira entraba individuo, por ejemplo, al entrar luego después entrabas con La Migración, a llenar papeles. Y luego, o pasabas frontal a los rayos X, todo globo pasaba por los rayos X, a las manos del doctor y después a la fumigación. VD: Ah, en ese momento era cuando veía. JG: Sí, en autobuses, o si estaba cerca un ranchero, pos quería unos dos o tres, se iba en su carro, y ya se los entregaban ahí.

Cabe aclarar que admiro enormemente a los Dres. Billings, a quienes tuve el gusto de conocer en y amor muchísimo su trabajo de investigación y promoción de la vida y que las reflexiones que he escrito aquende, no se refieren de ninguna forma a los fallos que le achacan al método Billings, pues estoy totalmente convencida de su alta efectividad como método de regulación de la abundancia. Diez años con el método Billings Empezaré hablando de mí, lo cual tal vez no sea muy debido, pero esto resulta indispensable para que se puedan entender todas mis posteriores reflexiones. Soy una mujer de treinta y cuatro años con un anatomía sano. Mis períodos son de veintiocho días exactos, con clara diferencia entre fases fértiles e infértiles.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.