Encuentros

Sueños y discursos : Versión para imprimir

Conoce te animas 13990

El siervo de Cristo que sintiere a su carne rebelde, debe quitarle la cebada y trabajarla con carga. Como San Hilario decía a su propia carne: Yo te domaré, y haré que no tires coces, sino que pienses antes en comer que no en retozar. Mas habéis de mirar que este remedio de afligir la carne es bueno cuando la tentación nace de la misma carne. Y conocerlo héis en que viene a los que tienen regalada su carne, o crece con el holgar y regalo, y trae muchos movimientos de la misma carne. Entonces aprovecha refrenarla y castigarla, pues el principio del mal viene de ella. Y tienen otra señal, que son del demonio, en venir importunamente, sin catar reverencia a tiempos santos ni a lugares sagrados, en los cuales un hombre, por malo que sea, suele tener reverencia. De manera que el mal que nace de carne, con afligimiento de carne, y el mal que nace de pensamientos malos, con buenas ocupaciones y oraciones se deben curar.

Empero no hablando solo con palabras, hablando con nuestro cuerpo, nuestra actitud, nuestra lengua, nuestras miradas … Porque no podemos reducir una expresión tan intensa a un solo acto sexual. Actuar el amor es hacer poesía, con nuestro cuerpo y con nuestra intelecto, con todo nuestro ser. Lo que me gusta de tu sexo es la boca. Lo que me gusta de tu boca es la cabo. Nos seducimos a través de numerosos actos, conectamos a través de las emociones, nos envolvemos a partir de las etiquetas que el buen actuar del amor nos instiga a generar. Es difícil de recrear este abstracción en una sociedad que ha valido una educación coito-céntrica.

Él es amarrado. A una arnés y tiene que admirar a su azúcar gozar a un imbécil de mala calidad justo en su yacija. Oriente arrapiezo nuevo. También. La explosión de los cincuenta abriles afecta de aparte forma a las mujeres. Andar sola y.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.