Encuentros

El Sacramento de la Confesión

Conoce te la 861542

Nada sea ocasión de pecado Tiempo Ordinaio. Cristo no quiere el mal de nuestro cuerpo, quiere el bien del alma. Oración introductoria Jesucristo, no dejes que me escandalice por la radicalidad de tu Palabra, que es la verdad. En este momento de oración quiero arrancar todo que pueda ser ocasión de distracción. Meditación del Papa Benedicto XVI Es importante recordar que el amor de los esposos exige, por su misma naturaleza, la unidad y la indisolubilidad de la comunidad de personas que abarca la vida entera de los esposos. Para ayudar a las familias, os exhorto a proponerles con convicción las virtudes de la Sagrada Familia: la oración, piedra angular de todo hogar fiel a su identidad y a su misión; la laboriosidad, eje de todo matrimonio maduro y responsable; y el silencio, fundamento de toda actividad libre y eficaz. Benedicto XVI, 25 de septiembre de Reflexión En la vida de San Antonio de Padua se cuenta un hecho que sucedió a raíz de este evangelio: un joven que le dio un puntapié a su madre oyendo hablar al santo sobre este pasaje evangélico se desesperó y se cortó el pie. La madre del muchacho acudió desesperada al predicador, éste vino y puso el pie en su lugar, y el joven milagrosamente fue curado.

En el capítulo 5 de Mateo, Él explicó que la justicia es poco que nace en el corazón y no un acto externo que una persona practica. Dios quería lidiar con la lujuria en el corazón del hombre. La lujuria es lo que conduce a alguien a cometer el adulterio y a romper sus votos matrimoniales. Toma la decisión hoy mismo de permitir que Dios conquiste tu lujuria. Él quiere liberarte de tu lujuria.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.